El reequilibrador de De la Foye

En el estudio de las formas que generaran ondas beneficiosas, De la Foye describe un objeto muy simple que permite neutralizar todo tipos de energías negativas y requilibrar el entorno.  Aunque pude funcionar como emisor, y se le puede añadir un selector de la radiación que debe emitir, su función es más de tipo pasivo similar a la “vara Atlante”. Es sencillo de construir y de situar. Este sencillo objeto fabricado en cualquier material, es fruto del desarrollo y estudio de las radiaciones de la onda forma.


Consiste en una superficie de madera, cerámica, resina o similar de unos 20 cm por 10, se graban superficialmente tres círculos con una profundidad de 2 o 3 milímetros, de igual modo se añaden una línea central que recorre todo el largo, otra diagonal a 40 grados de la anterior. Una línea atraviesa el centro, con otra línea a 15 grados de esta, de lado a lado. En la parte derecha del grabado se sitúa una línea a 30 grados del centro, desde este hasta el borde. En los 5 puntos correspondientes a la intersección de la línea central con los círculos se hacen agujeros pasantes, representado en el gráfico con cirulos pequeños en negro, y en los 4 puntos donde se cruzan los 3 círculos grandes se realiza unos agujeros ciegos a poca profundidad.

Los tres círculos hacen que la energía se compense por sí misma, mientas que las líneas que atraviesan los agujeros crean una fuerte corriente energética que eleva la frecuencia, pero para que no se produzca saturación se sitúan los trazos a 40º y a 15º con el fin de estabilizar todas las ondas emanadas por la forma. El origen de la fuerza que se diversifica para equilibrar es la acción de las líneas y los agujeros con los neutrinos presentes en todo el universo, esto es lo que defienden algunos y la idea original que inspiró a De la Foye.

Este es un modelo realizado por Alternativ-lab:

 Reequilibrador de De la Foye. Alternativ-lab

Este objeto se sitúa en plano con la línea central en el 355 grado del Norte magnético. Puede encontrarse situado tanto en el interior de una vivienda como fuera. Se concibió como un equilibrador de energías tanto electromagnéticas como las perturbaciones de origen terrestre (magnetismo, líneas Curry, líneas Hatmmann …). 
       


También se puede emplear como equilibrador a distancia de una persona, colocando un testigo (una muestra de pelo, una fotografía, muestra biológica, etc. …) de ésta en el centro del circulo Norte, es decir el 2º orificio. Igualmente, para cargar o limpiar un objeto, se sitúa este en el agujero del círculo Norte y se deja unos minutos.

En el círculo norte se puede acoplar una aguja en forma de “L”, con lo que se tendría la posibilidad de seleccionar el color o tipo de onda a emitir. Para hacer más fácil la elección de color deseado, se puede colocar un esquema de los colores conforme al “Disco ecuatorial” del mismo De la Foye.  Los objetos colocados en el centro del círculo Norte emiten ondas verticales, los objetos colocados en el centro del circulo Sur emiten ondas por encima suya.

Es interesante el conocimiento de este instrumento, que más que radiónico pertenecería a la categoría de psiónica, ya que es sencillo de realizar y utilizar, su efecto sobre los espacios en donde se coloca es permanente y permite tener un instrumento de acción a distancia eficaz y automático. Es el complemento perfecto para un radiestesista que experimenta con el disco ecuatorial.